Ata, amordaza y masturba a rubia madurita y tetona

ata amordaza y masturba a madurita

Parece que esta pareja se ha aburrido del sexo normal, a ella le pone el BDSM, así que se lo pide a su pareja y él la ata, amordaza y la masturba.

Empieza el vídeo con ella totalmente atada, pero en serio, con muchisimos nudos, no puede apenas moverse y con un vibrador en el coño y otro en el culo encendidos los dos.

Por si fuera poco le pone una mordaza en la boca para que no pueda hablar, tan solo puede gemir.

La madurita empieza a moverse como puede y a balancearse intentando que los vibradores hagan más presión en su coño y en su culo para acabar corriéndose. Tal y como tiene las cuerdas tiene que estár con las piernas arriba, pero consigue ponerse boca abajo y así parece que le gusta más.

Aplasta sus enormes tetas contra la cama mientras se menea para conseguir correrse. Se tira el vídeo yendo de arriba a abajo, nos deja ver su depiladisimo coño con el vibrador asomando y se mueve intentando recibir más vibraciones y llegar al ansiado orgasmo.

Cuando ya lleva casi 20 minutos, y puesta hacia arriba y con las piernas bien aciertas empieza a gemir más y más hasta que por fin se corre gritando todo lo que la mordaza le deja gritar.

Ver ahora

Un extraño se folla a mi mujer

un extraño se folla a mi mujer

Un matrimonio sumido en la monotonía tiene una fantasía: que un extraño se folle a la mujer, uno que acaben de conocer,  mientras él lo graba todo.

Así que encuentran a uno en un bar de moteros que acepta, se van los tres a casa y empieza la fiesta.

Primero le come la polla durante 5 o 6 minutos, hasta que ella a no puede más y se pone de pie, apoyada en la cama, abriendo bien su coño para que le meta la polla que acaba de chuparle.

Ella grita como una loca, mientras él le embiste, sonando palmadas en su grande culo en cada embestida y sus gritos de placer. Quiere más polla, sigue chupándosela, saboreando con ello su propio coño que la embadurna.

Él le agarra la cabeza mientras la folla y se la mete hasta la garganta, forzándola incluso en muchas ocasiones, pero ella parece disfrutar. Mientras tanto el cordnudo marido es el que lo graba todo.

Al final se corre en su boca y ella lo relame todo para no dejar ni una gota de leche.

Ver ahora